lunes, 12 de abril de 2010

PNL en los Centros Juveniles

Por: MC LUIS ARROYO CORONADO
PRACTICANTE EN PNL
EX ALUMNO  DEL IPNL MTY
CHICLAYO PERU


¿Qué papel corresponde  a los docentes y personal involucrado en la resocialización del menor infractor?, ¿Es posible que con la dogmática actual se desarrolle tablas de redención en los educandos  que se encuentran en los centros juveniles?

El personal  de los centros juveniles de hoy deberá mantener con mesura técnicas y estrategias que permita definir la visión y misión del trabajo con el menor infractor, en función a las necesidades del mismo, atendiendo los ideales de la educación con una estricta atención a la naturaleza humana y su fin último.

No me situa hacer apreciación sobre la actuación de la justicia, ni sobre las causas que pueden haber motivado la detención y la sentencia del menor, pero si está dentro de mi función como docente caracterizar las individualidades de cada uno, asi como también atender a los mismos adolescentes que por infortunios de la vida transitan  en un centro de resocialización ; es deber también hacer llegar a una apreciación de esperanza y animar al colectivo de formación para sentir la responsabilidad que nos incumbe en el cuidado y atención de aquellos que, aunque estén sin goce de su libertad, son seres humanos con los mismos derechos y asistencias. Privados de su libertad, pero no privados de su dignidad humana.

En ese sentido la P.N.L. (Programación Neurolinguistica) ayuda a los sujetos a comprender como funciona la mente y como hacerla más efectiva, además ayuda a ser más efectivo en todas las áreas de la vida, modelando al sujeto en aquellas estrategias que lleven al éxito. 

La PNL contribuye a que el sujeto redescubra su esencia de ser humano, en el deber ser y hacer. Para llevar esta práctica resulta necesario contar con factores humanos y materiales para poder llevar a cabo con toda eficiencia la extirpacion de viejas anclas de vida puestas en la mente del joven, producto quiza del entorno de familia y sociedad nocivo, anclas que deviene en una baja autoestima, la misma que desencadena en pandillas violentas, robos agravados y situaciones contra las buenas costumbres.

Creemos que,hoy en día,los centros juveniles están llamados a redibujar un nuevo rostro, atendiendo con diligencia la función que el estado les encomendó de contribuir al desarrollo personal y social.

En la PNL trabajar con técnicas de anclaje, submodalidades, reencuadre, historia de vida,…, etc es atender la dimensión socio afectiva, la cual está latente a ser cubierta. La aplicación de la PNL goza de mucho predicamento en algunas instituciones encaminadas a resocializar al joven, donde sin lugara  dudas se logra a que el sujeto logre autodominio y autoconciencia.

Evitemos el estigmatizar a aquellos jovenes y adolescentes que irrumpen la ley y las buenas costumbres y seamos sensatos y prudentes anteponiendo la ley de nuestra razón y nuestra fe, que lejos de sancionar y reprimir inconductas, podamos responder con inteligencia acerca de los factores que lo desencadenan.

“Un alumno bien educado, con participación de la familia y sociedad, se tendrá un adulto menos que castigar”.

2 comentarios:

  1. ingrid ninon sanchez ronceros16 de diciembre de 2013, 5:19

    Lamentablemente solemos siempre estigmatizar y etiquetar a estas clases de conductas efectuadas por los menores infractores. La criminalidad de estos jovenes menores suscita actitudes y emociones encontradas ya sea por preocupacion, miedo, alarma y perplejidad asimismo es una etapa marcada por los cambios conductuales por los conflictos infra y extramuscular por las crisis en la que el individuo oscila entre el exceso y el ascetismo como corresponde a los periodos de tumulto u confusion y a los estados desaptativos temporales

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...